La resolución plantea también anular las bases de licitación adoptadas por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas y que se reponga la obligación de las manipuladoras de alimentos de preparar un máximo de 70 raciones por cada servicio.

Solicitar al Presidente de la República que instruya a los Ministros de Estado correspondientes para que los ajustes presupuestarios resueltos por el Ejecutivo no afecten planes o programas sociales, como por ejemplo los relacionados con la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), es uno de los objetivos de la resolución 380, aprobada por la Cámara de Diputados por la unanimidad de 110 votos a favor.

En el documento, los legisladores piden se ponga especial atención a los niños favorecidos por dichos programas o planes, así como a las trabajadoras que ya se encuentran en condiciones de trabajo perjudiciales para su salud, como ocurre en el caso de las manipuladoras de alimento.

Los parlamentarios también llaman a anular las bases de licitación adoptadas por la Junaeb y que se reponga la obligación de las manipuladoras de alimentos de preparar un máximo de 70 raciones por cada servicio.

Adicionalmente, se solicita al Ministro de Educación y al director nacional de la Junaeb que revisen las bases de licitación del servicio de alimentación escolar, a fin de evitar abusos y prevenir, por la vía de la fiscalización, que se afecte el bienestar de las manipuladoras de alimentos.

Por último, se plantea que el Ministro del Trabajo y Previsión Social, así como el director nacional del Trabajo, extremen las medidas tendientes a fiscalizar las condiciones de trabajo de este sector, a fin de dar respuesta a las denuncias formuladas por sus propios dirigentes.

La iniciativa fue planteada por los DC Jorge Sabag, Víctor Torres y Joanna Pérez; PS Fidel Espinoza y Manuel Monsalve; RN Frank Sauerbaum y Jorge Rathgeb; UDI Gustavo Sanhueza; PPD Loreto Carvajal; y PRSD José Pérez.