Un estudio desarrollado por investigadores de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, identificó que la región de Valparaíso sufrió un “terremoto lento”.

Esto, tras una secuencia de temblores que culminaron en un terremoto magnitud 6.9 Mw (magnitud de momento) el pasado mes de abril y que provocó un desplazamiento de la placa de Nazca mucho más importante de lo que se esperaba.

Los investigadores pudieron observar que esta sismicidad estuvo asociada a un movimiento lento de las placas que aceleró en su fase cúlmine cuando ocurrió el terremoto principal.

El académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, Sergio Ruiz, señaló que “esta secuencia fue caracterizada por una fase de nucleación o precursora que correspondió a un movimiento lento que duró entre tres a cuatro días, acompañado de un enjambre sísmico, y posteriormente se produjo el terremoto que rompió un área de unos 10 km. de radio”.

La comprobación de que este movimiento sísmico en Valparaíso fue un “terremoto lento” se obtuvo gracias a la mejor instrumentación con que cuenta hoy el país, destacaron los investigadores.

Además, dijeron que si ese comportamiento de placas se repitiera en todos los sismos, en el futuro se podría generar un modelo físico que permitiría entender qué es lo que gatillan los terremotos.

Lo que llama la atención del sismo lento de Valparaíso fue que, a pesar de que se produjo un desplazamiento de placas (la de Nazca por debajo de la Sudamericana), no se liberó una gran cantidad de energía. No obstante, el fenómeno fue percibido por mucha gente con réplicas que duraron más de una semana.

Subscribe to my first newsletter
Subscribe