vecinos Pemehue
COLLIPULLI.- La escuela de Villa Amargo fue el punto de reunión para que dirigentes y vecinos de Villa Amargo, La Seis-Menuco, Los Guindos, Pemehue y Collipulli, dialogaran sobre los eventuales impactos de la  central hidroeléctrica de paso, que actualmente se encuentra sometida al proceso de evaluación ambientaly que ha sido presentada como proyecto por la  empresa Hidroeléctrica Agua Viva S.A, y que utilizaría parte de las aguas del río Renaico.
La reunión, encabezada por el alcalde Leopoldo Rosales y los concejales Patricia Plaza, Ibar Leiva, José Herrera y Pablo Pereira, tuvo por finalidad levantar observaciones al Estudio de Impacto Ambiental y se llevó a cabo sin la presencia de los representantes del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA Santiago), quienes quienes habían sido invitados en forma especial, ausencia que se nota ya por segunda vez.-
“Pan para hoy y hambre para mañana” fue la frase que más se escuchó en la plenaria por parte de los vecinos, utilizada para catalogar un proyecto que, si bien aportaría energía al país, serían insuficientes los  beneficios para los vecinos del sector, quienes –se indicó- prefieren mantener la belleza paisajística del sector y avanzar en la consolidación del ecoturismo local que beneficie a todos.
Los vecinos mantienen importantes reservas y observaciones al proyecto, entre las que destacan la destrucción del ecosistema y la pérdida de flora y fauna nativa, que sumado a la acción de las Forestales, terminarían destruyendo el valle y profundizando el actual déficit hídrico  que afecta a nuestra comuna.-
Tras los análisis y ponencias los vecinos de ese importante sector rural de la comuna de Collipulli,  votaron y decidieron oponerse a la instalación  y llegar, se precisó, hasta   las últimas instancias, incluido el Consejo de Ministros, en quienes finalmente radica la decisión de aprobar o no el proyecto.
Por su parte, el alcalde, Leopoldo Rosales señaló que acatará la resolución de los vecinos y apoyará las gestiones tendientes a formular observaciones y requerir el apoyo de los servicios públicos involucrados. Destacó además que, si bien la decisión de aprobar o no la central de paso no depende de la municipalidad, apoyará las demandas de los vecinos del sector directamente afectados.
Recordemos que los   vecinos tienen plazo  hasta el 3 de abril para formular observaciones al proyecto, momento en el cual finalizaría el proceso de participación ciudadana.