lluvia fuerte
El Gobernador de Cautín, José Montalva, hizo un llamado a que las personas preparen sus viviendas para enfrentar este invierno, ante la cantidad de agua que comenzará a caer durante la tarde de este miércoles.
Durante la tarde de este miércoles 30 de abril se espera que caigan 40 milímetros de aguas lluvias en La Araucanía, según informó la Dirección General de Aeronáutica Civil, a través de su Centro Metereológico, donde además agregaron que afectará hasta la región de Aysén.
El director (s) de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior en La Araucanía, Juan Cayupi, advirtió que si bien la cantidad de agua que caerá es moderada, ésta vendrá asociada a fuertes vientos de unos 40 km/h en el sector costero. “Es esa la situación de riesgo, es por ello que se declaró alerta temprana preventiva, esto significa que debemos estar alerta en caso de emergencia, y estar atento para poder actuar y tomar las medidas suficientes, y mantener una buena conexión con los municipios para prevenirles que no se expongan a situaciones de riesgo, sobre todo en lugares donde hay cursos de ríos, en la pesca artesanal y sobre todo a las personas que habitan en el litoral”, dijo Cayupi.
El Gobernador de Cautín, José Montalva, hizo un llamado a prevenir situaciones de emergencia, y comentó que “es importante que la población asegure sus viviendas, mejorando su infraestructura, especialmente cuando se trata de techumbres, de esta forma evitamos que ocurran accidentes que afecten la seguridad pública”.
Asimismo, expresó que es primordial seguir las instrucciones de las autoridades cuando se presentan casos como estos, y estar atentos a la información que surja en las próximas horas, respecto del decreto de alerta temprana preventiva, que afectará a la región durante 24 horas.
Montalva, además, recomendó mantenerse informado sobre los pronósticos del tiempo, evitar los cambios bruscos de temperatura, especialmente en adultos mayores y menores de edad, no transitar por áreas probables inundadas, conducir vehículos con precaución, y en el caso de los habitantes de la zona costera, estar atentos a las condiciones del mar.