no compres falsificacionesPara la Policía de Investigaciones de Chile, es fundamental prevenir a la comunidad sobre los distintos tipos de delitos y su evolución: la compra de productos adulterados produce un grave perjuicio a la economía del país, pero más preocupante aún es que puede arriesgar la salud y seguridad de los niños.
Poner un juguete pirata, mal rotulado o que no cumple las normativas, es como poner un arma en las manos de un niño. Pueden contener pinturas tóxicas o piezas desprendibles que lo hacen peligroso.
Por lo anterior, la PDI está llevando a cabo una campaña a nivel nacional orientada en prevenir, disuadir, controlar e investigar la materialización de delitos relacionados con la infracción a la Ley de Propiedad Intelectual e Industrial, mediante procedimientos policiales e investigativos que permitan colaborar en el esclarecimiento de hechos relacionados con la falsificación de juguetes, en beneficio del vínculo de la PDI con la comunidad.
¿Cómo reconocer un juguete original?
Todo juguete tiene en su envase claramente descrito la empresa titular o licenciataria por su creación o fabricación.
Todo juguete cumple con altos y rígidos estándares de diseño, costuras y terminaciones.
Los juguetes cumplen con altos estándares de seguridad y salud, para ello no se utilizan partes de fácil desprendimiento, pinturas toxicas y su embalaje está considerado para ser abierto en compañía de un adulto.
Todo juguete posee un envase de óptima calidad, con una impresión clara, perfecta y definida, ya sea en imágenes y textos, de acuerdo a patrones de color y tipografía.
En su envase se señala su origen y el mercado a que está dirigido territorialmente.
Uno de los aspectos de más cuidado para los padres y que se encuentra detallado gráficamente en cada juguete original es la edad o los intervalos de edades, en que puede ser utilizado este producto, con la finalidad de evitar accidentes.
Los juguetes en Chile deben contener su rotulado y manuales en idioma español.
¿Cómo reconocer un juguete falso?
El contenido es menor en cantidad y calidad al que imitan.
Los diseños y colores son toscos y faltos de detalle.
Utilizan pinturas tóxicas, tornillos y piezas que son fácilmente desprendibles, que los hacen altamente peligrosos para niños.
Una de las características principales de estos productos, es la baja calidad de las materias primas empleadas, deficiencia en sus diseños, terminaciones, careciendo además, de rotulación y de las etiquetas que normalmente acompañan a un producto original.
Los envases de estos productos omiten la mención del fabricante, el país de origen y los parámetros de edad, que deben ser base en la decisión de compra de un padre. Los envases presentan mala calidad, por ejemplo en plásticos y cartones, al igual que su sellado deficiente.
Recuerde que al  comprar un producto pirata se perjudica a las personas, a la economía del país y también al medioambiente.