Un insólito caso se registró la tarde del domingo cuando una mujer fue sorprendida ingresando alrededor de 90 gramos de marihuana ocultos en bolsas de té a la cárcel de San Antonio.

La situación fue descubierta cuando un gendarme realizó el registro de las pertenencias de la supuesta responsable, entre los que se encontraba una bolsa de nylon transparente en cuyo interior estaban las bolsas de “finas hierbas”, que tenían como destinatario a un recluso que cumplía una condena por tráfico de drogas.

Durante la revisión, el funcionario se percató que en realidad la sustancia almacenada correspondía a cannabis sativa, por lo que inmediatamente se dio aviso al oficial del lugar.

El jefe del centro penitenciario, José Hermosilla, detalló que la mujer portaba cerca de 66 bolsas de té. “Contenían una hierba seca de color verde, características propias de la marihuana, informó.

Una vez constatado el delito, se avisó al fiscal de turno, quien ordenó que Carabineros efectúe la prueba de campo y el pesaje de lo incautado.

Gendarmería por su parte, afirmó que los intentos de ingreso de objetos prohibidos son habituales en algunas unidades penales, donde en muchas ocasiones la visita se ve presionada por familiares o internos. “Les piden o exigen que les ingresen estos elementos prohibidos”, afirmó,  agregando que durante 2017 ingresaron cerca de 27 mil personas a visitar a los reclusos.

 

Subscribe to my first newsletter
Subscribe