A fines de julio próximo los centros de atención primaria de la Región de La Araucanía comenzarán a utilizar el test rápido de diagnóstico de VIH/SIDA, medida que busca mejorar el acceso oportuno a la detección y tratamiento de la enfermedad, uno de los lineamientos principales del Plan Nacional impulsado por el Ministerio de Salud para disminuir los índices de esta enfermedad en todo el país.

En una jornada regional de VIH/SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual, organizada por la SEREMI de Salud, especialistas regionales y de MINSAL, están capacitando a los equipos de salud de atención primaria y red hospitalaria, médicos en formación de especialidad Salud Familiar y laboratorios públicos y privados, para la utilización de estos dispositivos.

La seremi de Salud Región de La Araucanía, Katia Guzmán Geissbühler, destacó que hoy existen “muchas personas que viven con VIH y que no lo saben, por lo  tanto la realización de este testeo es tremendamente importante y es así como se va a implementar a partir de la segunda quincena  del mes de julio en todos los establecimientos principalmente en la atención primaria y dirigida a aquellos grupos que hoy en día no están teniendo acceso a realizarse los exámenes”. El objetivo, aclaró, es “identificar de manera precoz a todas aquellas personas que están viviendo con la infección para que puedan iniciar rápidamente el tratamiento”.

La autoridad sanitaria resaltó las ventajas de la utilización del dispositivo que estará disponible a la brevedad en los consultorios, ya que arroja los resultados en 10 a 30 minutos;  no necesita  grandes equipos y reactivos; es un test que se realiza en una maquinita similar a lo que se hacen los test de embarazo y llega a sectores donde hay baja capacidad de muestreo. Además, se puede diagnosticar con plasma, suero, sangre y con fluidos orales.

47% EN ETAPA SIDA

Hoy en día existen 1.181 personas que están en control de la enfermedad y se encuentran con los tratamientos como corresponden en la región, “pero sabemos que hay muchos que no están  en este minuto con un diagnóstico definido”, dijo la Seremi Guzmán. En nuestra región, el 53% de los casos notificados corresponden a VIH, mientras que un 47% corresponde a SIDA, hasta el año 2017, las cifras son elocuentes considerando el mal pronóstico que puede llegar un diagnóstico tardío, por lo que sensibilizar a los profesionales de la salud sobre todo aquellos que trabajan con usuarios de los distintos programas de salud es fundamental.

La Dra. Carolina Chahín Ananías, encargada Unidad de Infectología del HHA, quien expuso en la jornada sostuvo que al igual que en el resto del país, la infección de VIH ha aumentado en la región. “Todavía no tenemos oferta del examen, entonces cuesta mucho que la gente acceda, sobre todo en el ámbito público a realizarse un test VIH. La particularidad que tiene esta región es que los pacientes o consultantes llegan con enfermedad muy avanzada y han merodeado mucho antes de acceder a los servicios de salud. Eso hay que intervenirlo y quebrarlo y en realidad permitir que el test esté al alcance de quien se lo quiera hacer”. En este sentido, aseguró que en la población mapuche de la región se concentra el mayor número de personas que acuden a los centros de salud en etapa SIDA, es decir con la enfermedad avanzada y con alto riesgo de muerte.

Por ello, la Dra. Chahín insistió en que es fundamental que quienes tengan serología positiva en el examen, accedan a tratamiento inmediato, ya que las cifras rojas de Chile ocurren “porque en realidad ha habido poca oferta del test, entonces más de 40 mil personas no saben que están  infectadas y siguen teniendo conductas donde infectan a otros. La posibilidad de diagnosticar y tratar es una herramienta, la mejor, para prevenir  la transmisión”.

Mayra Torres Cisternas, profesional del Programa VIH/ITS de la Subsecretaría de Salud Pública, explicó que la implementación de los test rápido comenzó en diciembre pasado en algunos centros de las regiones de Arica y Metropolitana como piloto y se extenderá desde julio al resto del país. “El examen de VIH hasta hoy día está circunscrito al laboratorio, pero hoy día esto sale del laboratorio y se define como un dispositivo médico y entonces tenemos que hacer toda una reglamentación para que otros profesionales, distintos a los tecnólogos, puedan leerlo, puedan entregar informes, que ya lo tenemos con respaldo jurídico, pero además tenemos que llevarlo a las organizaciones de la sociedad civil, porque son ellos los que saben dónde están las personas que a nosotros nos interesa llegar”.

El dispositivo de diagnóstico rápido es un sachet que utiliza sangre capilar, por medio de la punción de un dedo y en 15 minutos se lee el resultado. Si el test resulta no reactivo, sólo se informa al paciente. En caso de ser reactivo, se toma una muestra de sangre para que el Instituto de Salud Pública confirme o descarte el caso. Todo este proceso es absolutamente confidencial.

 

 

Subscribe to my first newsletter
Subscribe