Para conocer la versión del machi Celestino Córdova Tránsito, respecto a su privación de libertad decretada por el poder Judicial, integrantes de la Comisión Ética Contra la Tortura de La Araucanía y de Europa junto a representantes de las iglesias anglicana y metodista, así como de la Comunidad Islámica de La Araucanía, se reunieron con la autoridad ancestral mapuche en la cárcel de Temuco.

Los representantes religiosos, en su calidad de dirigentes espirituales, apelaron a un proceso justo para Córdova Tránsito, reivindicando los derechos humanos, tanto para él como para todas las personas que han sufrido penas de cárcel.

Pedro Palacios, pastor de la iglesia metodista, expresó “este es un paso de acercamiento que continuará, ya que creen que hay que tender puentes y propiciar el diálogo, pues, tanto la paz como la justicia van de la mano, y son indispensables, cada una”, sostuvo Palacios.

Derechos humanos y machi Celestino

Para Carlos Oliva Troncoso, integrante de la Comisión Ética contra la Tortura de La Araucanía, a través de estas visitas, se busca sensibilizar a las autoridades de Gendarmería, al Estado chileno, y a la sociedad en general, respecto de una de las peticiones del machi Celestino.

Oliva manifestó que Córdova no está pidiendo irse para su casa, “el machi no está pidiendo beneficios carcelarios en términos de rebaja de condena en este instante; él está pidiendo como punto número uno, ir a su rehue a celebrar una ceremonia, solo eso está pidiendo”.

Carlos Oliva destacó “nosotros como Comisión Ética contra la Tortura estamos yendo donde el machi hace cinco años, con periodos de mayor persistencia o más latencia en términos de periodicidad de ir, pero nunca hemos dejado de ir. Hemos establecido una confianza que nos permite seguir tratando de ayudar al machi, porque entendemos que también hay un gesto de derechos, un gesto humanitario, que en esta sociedad hoy día tanta falta nos hace”.

Garantías para Miguel Krassnov, desidia para el machi

Carlos Oliva hizo un paralelo entre las garantías dadas a Miguel Krassnof y la desidia a la que se ha debido enfrentar el machi Celestino Córdova. Krassnof Marchenko, recordó Oliva, es un exmilitar condenado a más de 300 años de presidio, en distintos grados, por delitos de graves violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar de Augusto Pinochet.

Al hacer esta comparación, Oliva indicó que a Krassnof se le permitió viajar miles de kilómetros desde su lugar de reclusión, “porque se le estaba muriendo su hija de leucemia en Temuco, una mujer ya”, y recordó al respecto “Él vino, pudo ir a ver a su hija a la Clínica Alemana, y la hija falleció. Yo creo que eso habla bien de la sociedad; hay gente de los familiares que no le gusta ese gesto, yo no podría hacer un reproche a ese gesto desde el Estado de Chile, pero hagámoslo con todos, en este caso: el machi, que pide a ir a su rehue, de aquí a 20 kilómetros de la cárcel a cumplir con una ceremonia, bajo el punto de vista de su cosmovisión mapuche”.

Vocería del machi

Gabriela Calfucoy, una de las voceras del machi Celestino Córdova, manifestó en cuanto a esta reunión que les parece interesante este acercamiento de la iglesia metodista, anglicana y de los musulmanes, más la gestión de la Comisión Ética contra la Tortura regional, y la presencia de la Comisión Ética contra la Tortura de Bélgica, la que a su vez, alberga a otras agrupaciones

La vocera expresó que les parece que fue un paso bastante importante que ellos vinieran a conversar con el machi Celestino, que hayan escuchado desde su voz cuál era su planteamiento en cuanto a la solicitud que está realizando de su petición de ir al rehue, pero también que le permitan ejercer la espiritualidad aquí dentro del penal, que no solamente debería ser aquí en el penal de Temuco, sino que también en todos los penales que ejerzan la espiritualidad, sobre todo, para las personas que son de origen mapuche o de otros pueblos originarios.

Derecho a la espiritualidad, rechazo al terrorismo, caso Luchsinger Mackay, y pruebas científicas

El pastor de la iglesia metodista, Jaime Medina, destacó que los mapuche también poseen una espiritualidad, como la renovación de sus votos y pactos que han hecho con Dios para servir a su pueblo, y en tal sentido, lo ideal es llegar a algún entendimiento, dejando de ver con ojos occidentales a una cultura que estaba antes de la llegada de otros pueblos a Chile.

Medina apuntó que los asistentes a la reunión quedaron satisfechos y alegres al saber que el machi no toma para sí ni puede promover ni valorar para conseguir objetivos la quema de templos o ni siquiera pensar por algún momento que eso pueda legitimar un movimiento, pues está muy fuera y lejos de lo que él piensa, “y nos lo ha dicho claramente”, prosiguió Medina, “como rechazar, públicamente, lo que nos dijo: que nadie merece morir en la forma en que la gente ha estado muriendo en nuestra zona, producto de esta situación. Básicamente, él mencionó el caso de la familia Luchsinger Mackay, y que lamenta mucho lo que allí pasó, pero que él no tiene injerencia en esa situación”.

El pastor de la iglesia metodista señaló respecto al machi, que existen pruebas balísticas que lo exculpan a él, y pruebas de sangre que también lo exculpan. Entonces, “al final de cuentas uno se pregunta hasta qué punto las pruebas que de una u otra manera avalan el proceso ayudan a forjar una visión desde el punto de vista jurídico”.

Apelación a policías e inteligencia

Finalmente, Jaime Medina apeló a las policías y a la inteligencia, “que son pagados por todos nosotros”, a que hagan su trabajo y lo hagan acuciosamente, pues se ha instalado la desconfianza desde casos como la Operación Huracán, a lo que si se suma, apuntó, a los otros escándalos habidos, se daña la credibilidad policial en desmedro de la ciudadanía. Puntualizó que el rol de todas las creencias, “sin una por encima de otras”, es la de tender puentes de diálogo para una sociedad y un mundo mejor.

 

Subscribe to my first newsletter
Subscribe