La Superintendencia de Medio Ambiente inició un proceso sancionatorio en contra de la empresa Levaduras Collico, ubicada en Valdivia, por una planta de tratamiento de riles que no cuenta con autorización.

La empresa que opera desde 1930, arrastra con problemas desde el 2005 debido a la producción de residuos líquidos industriales con carga contaminante que eran depositados en el río Calle Calle, cuando fue declarada como Fuente Emisora por parte de la Superintendencia de Servicios Sanitarios y de ahí en adelante fue sometida a constantes monitoreos.

Sin embargo, desde el 2015 una persona denunció ante la Superintendencia de Medio Ambiente, que la empresa Levaduras Collico estaba operando con una planta de tratamiento de riles sin haber ingresado el proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y sin contar con la respectiva Resolución de Calificación Ambiental. De ahí en adelante, el denunciante fue proporcionando más antecedentes a la entidad respecto de las acusaciones en contra de la empresa.

El denunciante, en 2016 acusó nuevamente a la empresa de querer eludir el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental por –presuntamente- haber efectuado un cambio de consideración en sus instalaciones, con la eliminación del ducto de descarga de riles. Esta estructura habría sido reubicada dentro de la misma compañía.

Ante ello, la Superintendencia de Medio Ambiente efectuó una serie de indagatorias para constatar lo denunciado y efectuó coordinaciones con otras instituciones para que informen al respecto.

Infracciones detectadas

En el proceso sancionatorio iniciado por la entidad fiscalizadora, se formularon cargos en contra de Levaduras Collico, por seis infracciones.

La primera de las infracciones detectadas por la superintendencia es por la operación de un sistema de tratamiento de riles que no ha sido sometido a evaluación ambiental.

La segunda es porque la descarga de riles se está efectuando en un lugar diverso al punto de muestreo definido en la Resolución del Programa de Monitoreo.

Asimismo, en la tercera infracción se especifica que el lugar en que actualmente se está tomando la muestra para medir el efluente, no corresponde a la cámara especialmente habilitada para eso.

Además, en la cuarta falta se observó que no se reportaron informes de autocontrol entre marzo a noviembre de 2013 y en noviembre de 2014 y en la quinta infracción, se detectó que no se reportó información asociada a remuestreos, durante los meses de agosto y diciembre de 2015 y abril de 2016. Se constató además, que en marzo de 2016, la compañía superó el límite máximo de coliformes fecales permitido en la Resolución del Programa de Monitoreo al que se encontraba adscrita la empresa.

Sanciones que arriesga

De las seis infracciones, la primera fue calificada como “grave” en base a la normativa vigente y por la cual, la empresa arriesga la revocación de la Resolución de Calificación Ambiental, la clausura o una multa de hasta cinco mil unidades tributarias anuales.

Respecto del resto de las infracciones detectadas por la Superintendencia de Medio Ambiente, éstas fueron catalogadas como “leves”, y por ellas la compañía puede ser objeto de amonestación por escrito o multa de hasta mil unidades tributarias anuales.

Levaduras Collico, tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar un programa de cumplimiento y contará con 15 días hábiles para formular sus descargos.

Subscribe to my first newsletter
Subscribe