estudiantesLos temas que tienen que ver con el financiamiento de la educación son los que más problemas han traído a la administración de Michelle Bachelet con respecto a la transformación que se busca en el área educacional y que los estudiantes más critican.
En muchas ocasiones se ha criticado el proyecto de la reforma educativa del gobierno, ya sea porque no cumple con lo que se propuso en un inicio o porque el ministro se ha expresado de manera inadecuada respecto de lo que se quiere hacer o simplemente porque la ciudadanía no está informada sobre cuáles son los cambios que se van a introducir al sistema educativo ni cómo se va a hacer.
Ernesto Treviño, PhD de Harvard y director ejecutivo del Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales, explicó en entrevista con Cambio21 cuáles son los temas con los que existe mayor duda sobre cómo van a ser tratado, explicando de manera sencilla (“con peras y manzanas”) la reforma educativa que propone la Presidenta Michelle Bachelet.
Copago, ¿qué significa y cómo se eliminará este sistema según la reforma?
El copago fue una solución parche en su momento, cuando eran escasísimos los recursos del Estado chileno y se necesitaba hacer más inversiones en educación y este sistema nació con ese espíritu. Es un instrumento que es parte del problema de la educación y tiene que eliminarse.
La eliminación del copago es muy importante en nuestro sistema escolar, en el que la variable que más explica los resultados de aprendizaje de los alumnos y las desigualdades tiene que ver con el nivel socio-económico de la escuela. El copago hace una altísima segregación por nivel socio-económico general en las escuelas, lo que termina generando graves desigualdades.
Subvención ¿qué va a pasar con este sistema?
Hay dos lineamientos claros con el sistema de subvención y la idea es que el Estado vaya cumpliendo un rol más protagónico en el financiamiento de la educación y de ahí esta idea de eliminar el copago, que viene aparejado con un crecimiento sostenido en la subvención escolar. Por lo tanto, se busca producir una sustitución de recursos en que sea el Estado el que financia la educación en vez de que las familias hagan ese gasto.
Otro tema es ver cómo se mejora el sistema de financiamiento de las escuelas con una subvención a las escuelas por asistencia y que no asegura que tengan cubiertos los costos fijos de la operación, lo que realmente genera fragilidad institucional en los establecimientos y atenta contra la calidad y la equidad, por lo que se espera que en el futuro se revise este sistema y se corrija.
En cuanto a la selección ¿qué se propone para mejorar este punto?
Lo que propone la reforma es eliminar la selección, lo que significa que los establecimientos escolares que reciben financiamiento del Estado, no podrán en ningún caso rechazar a un niño por alguna característica inherente al niño o a su familia y serían más bien los padres los que exigirían las escuelas sin la intervención del personal escolar y, por lo tanto, se fortalecería la libertad de elección de los padres y en los casos donde existiera una mayor demanda de los cupos disponibles en las escuelas, ahí operaría un sistema de sorteo aleatorio que garantizaría igualdad de derechos todos los postulantes y sería a través del azar que se determinaría quien queda en ese colegio. Esto termina generando escuelas mucho más inclusivas y diversas.
¿Cómo se trata el fin del lucro en educación en la reforma educativa?
El tema del fin del lucro es muy sencillo. Lo que va a terminar sucediendo es que los establecimientos y las sociedades u organizaciones sostenedoras que son con fines de lucro deben de cambiar su estatus legal para hacerse sin fines de lucro y eso es un trámite que toma un tiempo y un par de años para que los sostenedores puedan cambiar su estatus legal.
Básicamente eso no cambia en lo sustantivo la operación de las instituciones escolares, sino más bien aseguraría que los sostenedores tendrían que reinvertir los recursos excedentes que pudieran obtener en vez de retirarlos como utilidades privadas.
¿Es posible lograr la gratuidad con la reforma educacional?
Podría ser posible, sin embargo yo quiero insistir en que el término gratuidad no es correcto en su aplicación, porque en realidad, la educación superior, probablemente puede ser gratuita por parte de los estudiantes, pero alguien tiene que pagar por ella.
De lo que se trata es de eliminar las barreras que impiden un acceso equitativo a la educación superior. Chile es uno de los campeones mundiales es cuanto a tener los aranceles como una barrera muy importante de entrada para los estudiantes de nivel socio-económico bajo, por lo tanto, el buscar la gratuidad al eliminar esa barrera es muy importante para las oportunidades educativas, sin embargo, me da la impresión de que esta reforma toma más años de los que tiene la actual administración por delante y, por lo tanto, se pueda empezar con un esquema de gratuidad.
Yo creo que lo más razonable sería que esto se implementara paulatinamente y con un horizonte muy claro de una ley orgánica de manera tal que no estén cambiando las condiciones a cada nuevo gobierno o administración que ingresa, de manera que quede bien establecido y los estudiantes no estén a la deriva ni enfrentados a incertidumbres.
¿Qué otras medidas debieran aplicarse para mejorar el sistema educacional?
Además de eliminar la barrera, que sería una acción importante pero insuficiente para asegurar equidad en la educación superior, es necesario que las universidades implementen medidas en sus procesos de admisión para diversificar la población estudiantil y permitir a aquellos estudiantes de menor nivel socio-económico se les apoye por al menos uno o dos años para que puedan permanecer en la universidad y en sus carreras, porque el primer año y medio es crítico y sin apoyo estos estudiantes no pueden salir adelante, porque tampoco tienen el apoyo familiar
Por Verónica Romero.- Cambio21