Se trata de Lester Figueroa (en la foto de La Tercera), el ex sargento que grabó al también GOPE Carlos Alarcón al interior de la comisaría donde estaba detenido.

“El general director Hermes Soto dijo que Carlos (Alarcón) ‘no era un niño y que no podía ser presionado por nadie’ para mentir. Eso no es así, y el general director lo sabe. Carabineros es una institución obediente y no deliberante; él recibió órdenes del abogado y de su jefe directo y, en esas circunstancias, hizo lo que cualquier carabinero haría. Si no cumplía lo que le ordenaban, igual lo iban a perjudicar. Acá necesitaban un par de culpables y esos fueron los Gope a quienes el Alto Mando les dio la espalda, sin esperar la investigación”, dijo Figueroa en una entrevista a La Tercera.

Figueroa reconoce que “le duele” que lo hayan sacado de Carabineros, pero “no se arrepiente” de haber filmado el video. “La intención nunca fue perjudicar la imagen de Carabineros, sino era un acto de apoyo a los comandos, un video solo dirigido para los Gope del país que alguien filtró. Jamás habría pensado en perjudicar la imagen institucional, porque siento un profundo respeto por todos los que se sacan la mugre en la calle, los carabineros de verdad”, señaló el ex funcionario policial.

Reconoce que trabajó por más de 5 años con los cuatro Gope formalizados en el caso y que además los une la amistad.  “No fue un acto planificado, yo ingresé a ver a Carlos (Pizarro), era la segunda vez que iba ese fin de semana, y me dijo que quería grabar un video para los Gope del país y así poder agradecer la ayuda que ellos estaban organizando. El Gope es como una gran familia, y en estas circunstancias actuamos de esta forma. ¡Quién más que nosotros sabemos todo lo que se arriesga por pura vocación! siguiendo los lineamientos que nos enseñan: actitud, aptitud, juicio y disciplina”, comentó Figueroa.

El exsargento también confesó que no tomó en consideración las consecuencias de ese hecho, pues siempre -asegura-, se pensó que el propósito era que fuera un registro interno. Menos previó que esto le costaría su carrera y asegura que “fue muy injusto”. “No sabía lo que iba a decir Alarcón respecto de que los habían obligado a mentir, pero yo creo que se relajó, que se sintió en confianza de poder explicar lo que estaba pasando, pues a esas alturas Carabineros ya los había abandonado a su suerte”, denunció.

Figueroa asegura que los carabineros involucrados fueron abandonados por el Alto Mando de su -ahora-, ex institución: “Es evidente, por lo que pasó. Ellos estaban en medio de un procedimiento complejo. Esto no se origina porque ellos hayan querido ingresar a ese lugar, había un delito flagrante y todas las unidades tácticas estaban en terreno. Lo que hicieron fue hacer su pega, para lo que están entrenados, ingresar y asegurar el paso de los carabineros que vienen detrás. Pero después del lamentable fallecimiento del joven ya nadie los quiso escuchar. No esperaron ni la investigación. Necesitaban responsables y esos eran ellos, sin saber por qué usaron sus armas, ningún detalle. El Alto Mando los abandonó”, acusa.

Acerca de la responsabilidad de la patrulla y la muerte de Camilo Catrillanca, dijo que “Eso lo va a establecer el juicio. Pero es difícil opinar ahora mirando hacia atrás, porque hay que estar ahí. Vieron los riesgos y como profesionales tuvieron sus motivos para usar sus armas, pero todos ellos son buenas personas, buenos carabineros, que nunca habrían querido perjudicar a un civil. Hay que entender algo: el Gope es la primera línea de fuego en cualquier procedimiento de alto riesgo. Su misión es evitar que si vienen una o varias personas disparando o un vehículo en contra se pueda poner en riesgo la vida de inocentes o del personal policial que participa del operativo. Mire, es como si en Santiago un carabinero le pide a un auto que pare, que reduzca la velocidad y ese auto no lo hace y amenaza con dañar a un tercero o al propio carabinero, es evidente que el policía va a disparar, no con la intención de matar a la persona que va adentro, pero sí para controlar la situación y detener el vehículo”, señaló.

Agregó que “Eso es lo que habría hecho cualquiera de nosotros. Tiene que pensar que nosotros mismos hemos sido emboscados. ¿Alguien habla de eso ahora? De los carabineros muertos o de los ataques en la noche. Con Carlos fuimos víctimas de una emboscada hace un par de años. Íbamos a un procedimiento en la Ruta P-70, en la provincia de Arauco, había un corte de ruta y nos mandaron para verificar lo que había ocurrido. Íbamos en una camioneta y entre los arbustos había dos individuos que antes de bajarnos nos dispararon. En esa época no había tantas tanquetas como ahora, íbamos en un vehículo convencional, pero gracias a una lámina de seguridad nos salvamos. Pero eso, ¿sabe?, es del día a día. Un funcionario del Gope siempre está expuesto, eso es lo que más sensación de injusticia provoca. La función de un Gope es de alto riesgo, por decirlo de alguna forma; uno siempre está en peligro de perder la vida, muchos la han dado por proteger a la gente y a la primera los altos mandos se olvidan de eso y te botan como acá sucedió”.

Tampoco quedó ausente su opinión del general director Hermes Soto: “El general Soto está ordenando la casa. Se entienden así, entonces, las decisiones que ha tomado presionado por las autoridades de gobierno. Yo lo conocí cuando fue jefe de zona en el Biobío, entonces él sabe las complejidades que hay para los carabineros que trabajamos en esta zona. Es una lástima que haya olvidado ese oficio de calle que él tanto pregonó cuando llegó a ser general director”.

“Imagine cómo es la vida. Hace 10 meses estábamos custodiando al Papa y ahora así nos paga la institución todas las misiones que nos encomendaron, con la vulneración de nuestros derechos, uno tan básico como poder defendernos”, cuestiona el excarabinero.

También justificó el uso de armas en el operativo que terminó con la muerte de Catrillanca: “hay carabineros que están aptos para usar armas de ese tipo son los del Gope, porque nos capacitan, nos entrenan cuándo y cómo ocuparlas. Es el arma que se nos asigna, un M4 fusil colt. Tiene que entender que en este caso se hizo ingreso a una zona que es de conflicto. No es la ciudad, es de esos sectores donde también se han recibido por parte de carabineros disparos de armas con municiones calibre 5,56 y 7,62, de guerra. Esos atentados no salen a la luz pública”, aseguró.

“Desconozco el motivo. Pero la gente que vive en esos sectores de la provincia de Arauco y La Araucanía conoce cómo es la realidad de esas zonas. Hay mucha gente que está opinando ahora de lo que ocurre acá sentados cómodamente, viendo la televisión o tuiteando a kilómetros de acá y opinan como si vivieran en esta zona. No tienen idea”, reflexionó Figueroa.

“(…) En el Gope somos todos una familia. Tenemos nuestras propias familias, eso es evidente, pero, a la vez, el alto riesgo de nuestro trabajo nos hace tener una lealtad que se ha visto reflejada en el apoyo brindado a nuestros compañeros”, indica Figueroa.

Se declara consciente de la gravedad de los hechos que terminaron en el asesinato del joven comunero: “Claro que lo estoy, pero tengo fe que podrán demostrar su verdad en el juicio. Que a ellos les dijeron lo que tenían que hacer, que siguieron órdenes de sus mandos y que nunca tuvieron por intención herir a esa persona. De hecho, si dispararon lo hicieron de forma disuasiva”, afirmó, negando intencionalidad en el disparo: “Eso tendrá que verse en el juicio. Lo que dice Carlos y, por nuestra experiencia, es que un fusil disparado a esa distancia directo a esa persona le habría volado la cabeza y eso no sucedió. Por eso, ellos están tranquilos y esperanzados en que a medida que avance la investigación todo se va a aclarar”, dice.

Igualmente niega animadversión de parte de carabineros hacia los Mapuche: “Por ningún motivo. De hecho, en Carabineros hay muchos Gope que son mapuches y son excelentes profesionales. Sin ir más lejos, todos tenemos origen mapuche. No por un grupo radicalizado vamos a estigmatizar a todos. Hay atentados y tampoco me atrevería a decir que son o no personas mapuches, porque para eso hay que demostrarlo. La presunción de inocencia corre para todos, aunque pensando en lo que hemos vivido nosotros, corre para todos, menos para los Gope, que de estar en la línea de fuego pasamos a ser el último eslabón y el más fácil de culpar de todo esto”, concluyó.