Como “positivo” calificó el diputado de Evópoli, Sebastián Álvarez, el plan del gobierno conocido el día de hoy y que contempla la reconstrucción de 42 iglesias quemadas en el sur mediante fondos destinados a víctimas de la violencia rural.

Al ser consultado por la iniciativa, Álvarez señaló que “estas iglesias cumplen un rol social en cada una de sus comunidades. Aquí no es que se les esté entregando dineros a una iglesia, se les está entregando dineros a una comunidad total, integral, que se va a ver beneficiada”.

En la misma línea, el parlamentario recalcó que “cuando se ha quemado una iglesia se afecta a toda la comunidad, ya que por ejemplo existen muchas que son utilizadas también como sede social, o como un espacio para realizar capacitaciones y otras actividades más”.

Respecto a la utilización de los fondos para las víctimas, el legislador señaló que “está el compromiso para el presupuesto 2019 de poder seguir entregando recursos de compensación para otras víctimas de los actos terroristas de nuestra región”.

“Entendiendo-continuó-que entre el año 2013 y 2017, todos los que fueron víctimas durante ese período ya recibieron un aporte de parte de Sercotec, por lo que ahora correspondería a aquellas víctimas que son previas al año 2013”, complementó el diputado.

El proyecto pretende beneficiar a 30 iglesias católicas y 12 templos evangélicos, a través de construcciones de 65 m2.