Ranquilco en recuperación
Movilización obedece a la falta de respuestas desde el estado, que el 2009 se comprometió a adquirir los terrenos hoy en manos de particulares y empresas forestales.
Son aproximadamente 1200 hectáreas ubicadas a orillas de la ribera sur del río Malleco, que las familias mapuche señalan les pertenecen.  La acción es de carácter indefinida.
Unas cuarenta personas mapuche pertenecientes a la comunidad de Ranquilco, del sector Bajo Malleco en la comuna de Collipulli, iniciaron este lunes una acción de recuperación de tierras que ancestralmente les pertenece y que hoy en día se encuentran en manos de particulares y empresas forestales.
Así lo comunicó en contacto telefónico el werken de la comunidad, Rodrigo Curipan: “Nosotros iniciamos hoy (ayer lunes) como a la 6 de la mañana la ocupación de un predio particular acá en el bajo Malleco de la comunidad Ranquilco”, agregando que “hace mucho tiempo nosotros llevamos una lucha de recuperación de tierras en manos de las forestales Mininco y Arauco, pero en esta oportunidad nosotros entramos a ocupar los predios particulares”, dijo, detallando que ocuparon el predio de Lusvenia Aguilera, sostenedora del Colegio Wolfgang Amadeus Mozart de Collipulli.
Antecedentes históricos
En el año 1862 el ejército chileno inicia la ocupación militar del territorio ubicado al sur del río Malleco.  Tres años más tarde, el coronel Pedro Lagos, bajo las órdenes de Basilio Urrutia, toma posesión de los territorios de Chiguaihue y Collico.  El 6 de enero de 1878 la campaña militar dejaba 36 mapuches de Chiguaihue muertos y 944 cabezas de ganado robadas por los soldados chilenos, según informe de CEPAL, 2012.
Los antecedentes de la reivindicación de tierras de la comunidad indígena Ranquilco Bajo, valle de Chiguaihue, datan del período pre-reduccional a través de la antigua comunidad indígena Manuel Pillan, de la cual -tras la entrega de Títulos de Merced- surge la comunidad Juan Collio, desde donde se desprende la actual Ranquilco Bajo, según relata la investigación de Roberto Álvarez San Martín, titulada “Ranquilco: notas sobre estrategias de resistencia de los mapuche de Cerro Chiguaihue”.
En el año 2005, tras lograr un acuerdo con Forestal Arauco S.A., la comunidad opta por la reivindicación de tierras por la vía pacífica, acogiéndose al artículo 20, letra b de la Ley Nº 19.253 que establece normas sobre protección, fomento y desarrollo de los indígenas y crea la Corporación Nacional de. Desarrollo Indígena, conocida como Ley Indígena
Compromiso de compra en 2009
El 05 de febrero de 2009 los dirigentes de la Comunidad RanquilcoNag, informan a la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI) la demanda de restitución de las tierras en manos de los particulares Lusvenia Aguilera, Luis Miguel Palma, Manuel Navarrete, Marcelino Vallejo, Clemira Soto, Guillermo San Martín, Vangelista Toro, Edmundo Pérez, Alicia Urrutia, Tolla Beltrán, Inés Beltrán y Mena Beltrán.  Tras lo cual CONADI se comprometía a adquirirlas.
En efecto, el 03 de abril de 2009 CONADI, bajo la dirección de Álvaro Marifil Hernández y la presidencia de Michel Bachelet, resolvió favorablemente conceder la aplicabilidad del artículo Nº 20 letra b de la Ley Indígena a la comunidad indígena RanquilcoNag.  Esta resolución fue notificada al presidente de la comunidad el 14 de abril de 2009, en dependencias de la Subdirección Nacional de CONADI en la ciudad de Temuco.
El acuerdo firmado por Álvaro Marifil ante el representante de la comunidad Juan Carlos Curipan Levipan, señalaba: “Esta comunidad forma parte de las 308 comunidades que en el Pacto Reconocer se establecieron como prioridad para los estudios de Aplicabilidad del artículo 20 letra b) de la Ley 19.253 y que tienen actualmente Resolución de Aplicabilidad positiva, y además está pronto a obtener la priorización ya que se presentará esta comunidad al próximo Consejo Nacional de CONADI que sesionará en julio de 2009”.
A pesar del acuerdo anterior, los mapuche de Ranquilco nunca fueron beneficiados con la adquisición de las tierras.
Nueva oportunidad
El werken Rodrigo Curipan argumenta que en las tierras que están reclamando estaban anteriormente asentados sus abuelos y tiene un gran significado cultural y político.  Los mapuche pretenden quedarse en el lugar y no moverse del territorio, haciendo un llamado a que este gobierno “se haga cargo de resolver el problema mediante el diálogo”, y si decide hacerlo mediante la fuerza policial, “la comunidad también hará uso de su derecho a defenderse”, dijo, aclarando que no es este último el camino que desean transitar.
Del mismo modo, hizo una llamado a las comunidades en general a estar atento sobre lo que pudiera suceder
Por Elías Paillan.- observatorio ciudadano