Durante el tercer trimestre de 2017, la deuda de los hogares chilenos, calculada como porcentaje del ingreso disponible, se situó en su máximo nivel histórico, según informó este lunes el Banco Central.

Así, según el Informe de Cuentas Nacionales por Sector Institucional del ente rector, los hogares mostraron una deuda de 69,8%, un 0,4% más que lo anotado el segundo trimestre del año 2017.

El alto endeudamiento doméstico se explicó, según el informe del central, por el aumento de préstamos bancarios y el menor dinamismo del ingreso.

Por otro lado, la entidad indicó que el ingreso disponible bruto de los hogares creció 5,0% respecto del tercer trimestre del 2016.

Además, la tasa de ahorro del sector se situó en 10,3% del ingreso disponible, superior en 0,2% a lo registrado en el trimestre previo.

¿Qué problema tenemos?

Al respecto, el economista jefe de Scotiabank, Benjamín Sierra señaló que el comportamiento de los hogares responde a la tendencia que venía presentado hace un tiempo, pero pone una nota de cautela, ya que a su juicio el endeudamiento “es más complicado cuando uno va teniendo perspectivas de crecimiento hacia adelante que son más bajas”.

Sobre esto el experto agrega que “esperaría que con un manejo más controlado de la economía chilena estos indicadores se moderen más adelante”.

Por último Sierra señala que “hay que recordar que en el último tiempo tuvimos una desaceleración económica importante, entonces de alguna forma el ingreso disponible que tenían los distintos sectores económicos y en particular los hogares, tendió a disminuir”, aseguró.

Según Alexander Pérez, investigador de la Fundación Sol, en nuestro país muchas personas acuden a los créditos para cubrir necesidades básicas de alimentación o salud.

“No solo con los bancos se endeudan las personas, el Estado los endeuda, el retail los endeuda, la gente se endeuda para vestirse y para comer”, comenta el experto.

Siguiendo con el análisis, Pérez añade que actualmente la gente también se endeuda para “la educación y para la salud, lo que evidencia que en nuestro país las necesidades básicas se encuentran relacionadas con el endeudamiento, lo que se vuelve algo en extremo complicado”, aseguró.

Según el economista una explicación plausible puede ser “la precarización actual que evidencia el trabajo en nuestro país. Además el incremento del empleo personal ha influido en la obligatoriedad de endeudamiento”, finalizó.

Para el sociólogo Nicolás Gómez este tipo de estudios responden a una mirada que se focaliza en “las deudas oficiales reconocidas ante instituciones bancarias, a la que yo añadiría los endeudamientos informales a los que en el último tiempo algunas personas recurren”, indica el académico de la Universidad Central.

“La educación, la salud, la alimentación, la vestimenta y otros elementos básicos se han convertido en eje prioritario de endeudamiento de aquellas personas que reciben las remuneraciones más bajas. Son la precariedad del trabajo y la informalidad laboral elementos que influyen fuertemente en que las personas se endeuden”, añade el sociólogo experto en economía.

Según el sociólogo es difícil poder comparar las realidades sobre si otros países de América y del mundo están más o menos endeudados que los chilenos, pero lo que sí asegura es que “el tipo de deuda que ellos toman se focaliza en otras materias, no necesariamente las mismas dinámicas que en Chile monopolizan el endeudamiento”, finaliza.

Subscribe to my first newsletter
Subscribe