Cerca de una veintena de hechos de este tipo se ha registrado en la provincia de Arauco tras la muerte de comunero Camilo Catrillanca.

Escuelas y cabañas quemadas y constantes cortes de rutas se han registrado en la zona.

Las afectaciones “más importantes” han sido “la quema de un colegio y un jardín infantil”, entre otros inmuebles, dijo Carabineros.

Carabineros reconoció la dificultad que se vive en la provincia de Arauco, Región del Biobío, ante los múltiples ataques incendiarios que se han registrado en los últimos días tras la muerte del joven comunero mapuche Camilo Catrillanca la semana pasada en un operativo policial, en la Región de La Araucanía.

Desde el miércoles pasado 17 ataques de este tipo han afectado hasta este lunes a distintos establecimientos de la provincia, tema que fue tratado este lunes en el Comité Semanal de Seguridad Pública de la Intendencia del Biobío.

Tras la reunión, el general jefe de la Octava Zona de Carabineros, Rodrigo Medina, detalló que las afectaciones “más importantes” han sido “la quema de un colegio y un jardín infantil, más dos cabañas y dos galpones del sector de Arauco, en la zona de Tirúa y al sur de Cañete, son hechos lamentables, en el cual todos los inmuebles se quemaron por completo”.

“No ha sido fácil”, reconoce el uniformado, junto con apuntar que “es bastante complicado, sobre todo en el sector de Tirúa hacia Cañete, con cortes de ruta casi cada dos o tres horas, donde Carabineros está despejando la ruta permanentemente”.

En horas de esta tarde, se registra un corte en la ruta que une Cañete-Tirúa con árboles derribados, en la localidad de acceso al balneario de Quidico.