El balance fue entregado por la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, junto a la alcaldesa de Peñalolén y presidenta de la comisión de transportes de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), Carolina Leitao.

A tres meses del debut de la norma que redujo el límite de velocidad urbana de 60 a 50 kilómetros por hora, en los primeros 90 días de aplicada la medida se cursaron 17.000 partes a los conductores que infringieron dicha disposición a nivel nacional.

El balance fue entregado por la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, junto a la alcaldesa de Peñalolén y presidenta de la comisión de transportes de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), Carolina Leitao, el alcalde de Las Condes Joaquín Lavín y el jefe de Zona de Tránsito y Carreteras General Jorge Valenzuela. En la instancia, las autoridades destacaron que la reducción de velocidad se verá complementada con la entrada en vigencia de la Ley de Convivencia de Modos que este domingo entró en vigencia.

“Respondiendo al mandato del Presidente Sebastián Piñera, destacamos que la reducción de velocidad fue creada con foco en los ciudadanos, para mejorar su calidad de vida democratizando los espacios viales y generando condiciones de equidad y de mayor seguridad para todos. En esta línea, hoy entró en vigencia la nueva Ley de Convivencia de Modos, una normativa que tiene como objetivo equiparar el espacio vial que comparten los distintos modos de transportes, poniendo especial atención en la seguridad de aquellos medios más vulnerables como ciclistas y peatones”, destacó la ministra Gloria Hutt.

En la actividad se repartieron volantes para peatones, conductores y ciclistas, con el fin de educar y generar conciencia sobre el respeto entre los distintos modos de transporte. También presentaron una nueva línea de detención adelantada o bicibox que -aunque aún no está reglamentada- se implementó en Las Condes.

Además, las autoridades hicieron un llamado conjunto a todos los ciudadanos a sumarse a este cambio cultural que permitirá mejorar la relación entre los distintos modos de transporte y la seguridad en nuestras calles.

Con la entrada en rigor de la Ley de Convivencia de Modos introduce nuevos parámetros de relación vial, con definiciones, por ejemplo, del uso de veredas o la aplicación de nuevos conceptos como el de “ciclo”, que agrupa a todos los vehículos no motorizados como bicicletas, triciclos, patines, patinetas, scooters, junto con establecer zonas por las cuales los usuarios de estos ciclos pueden circular.

Además, la ley estipula que deberán circular por una ciclovía siempre que exista y en caso de no existir deberán hacerlo por la pista derecha de la calzada, excepto cuando haya una pista exclusiva para el transporte público. En el caso de que los usuarios sean menores de edad, adultos mayores, personas con capacidades diferentes o adultos que transporten menores de 7 años, si podrán transitar por la acera.