En el marco de su sexta visita a la región, el ministro de Desarrollo Social se reunió con representantes de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos y el Consejo Regional de Pastores, quienes entregarán propuestas aportar espacios de paz al Plan Impulso.

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, se reunió esta mañana en Temuco con representantes regionales de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR) para iniciar un trabajo colaborativo en el marco del plan Impulso Araucanía 2018–2026.

Durante la cita, el representante de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos y presidente del Consejo Regional de Pastores de La Araucanía, Matías Sanhueza, manifestó su interés de contribuir al proceso de paz para resolver conflictos sociales a través de la labor de sus líderes religiosos, pastores y sacerdotes, y así evitar escaladas de violencia en sus comunidades.

Además, presentó un proyecto de revitalización del mapudungun para generar dinámicas en las que se rescate la cultura del mundo mapuche, y uno de impulso al emprendimiento local con programas de apoyo y capacitación a través de las 2.800 iglesias que agrupa Consejo Regional de Pastores de La Araucanía.

El ministro Moreno señaló que “los valores que representan las iglesias evangélicas de la región son muy importantes para lo que estamos intentando hacer, que es mejorar la situación de La Araucanía, tener una mayor comprensión entre los distintos grupos, mayor respeto, eliminar la violencia que tanto mal ha hecho. Eso es la base para tener progreso, tener desarrollo y mejorar la situación de las personas que lo necesitan”.

Sobre el trabajo que ha realizado el ministerio de Desarrollo Social durante los últimos meses en la región, Moreno añadió que “hemos visto algunos gestos positivos, tenemos una chispa de esperanza de que las cosas pueden cambiar para mejor. Ha sido muy importante y valoro profundamente el gesto del lonco Aniceto Norín y de la familia Luchsinger, que han tenido un gesto de humanidad y valentía muy importante, que se constituye en un ejemplo para otras personas. Ese es el camino que permite resolver los problemas”.

“Agradecemos la reunión con el ministro, que fue una conversación franca sobre cómo las iglesias podemos ser parte en la búsqueda de solución a la violencia que afecta a la región. Queremos ser parte activa en ese proceso, así que crearemos una mesa de trabajo desde la base, para presentar un documento que contenga propuestas en el ámbito cultural, económico y contención de los conflictos”, explicó Matías Sanhueza.

En la reunión también participaron Juan Fuentes y otros representantes del Consejo Regional de Pastores de La Araucanía.

Subscribe to my first newsletter
Subscribe