Haroldo Brito apuntó a falta de vigilancia policial por fuga de condenados en caso Luchsinger

Presidente del máximo tribunal le quitó responsabilidad al Poder Judicial en el hecho. “La custodia no funcionó”, señaló la autoridad.

El presidente de la Corte Suprema exculpó a los Tribunales de Justicia por la fuga de dos condenados en el caso Luchsinger-Mackay.

El presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, exculpó a los Tribunales de Justicia y responsabilizó a la falta de vigilancia policial por la fuga de dos condenados en el caso Luchsinger-Mackay.

En una entrevista a El Mercurio, el presidente del máximo tribunal señaló que la “custodia no funcionó”, y le parece acertado que se realice un sumario en Carabineros, asegurando que “el Gobierno necesita saber cómo ocurrieron las cosas y necesitará hacer correcciones. Me parece enteramente razonable que quiera investigar y esclarecer completamente las circunstancias”.

Brito además se refirió a la crítica al proceso judicial realizada por el ministro del Interior, Andrés Chadwick, afirmando que “en este caso concreto, es evidente que el tema no se produce por la decisión de conceder un determinado tipo de cautelar”.

“La situación se produce por un descontrol en el cumplimiento de la medida, de la custodia policial” del arresto domiciliario. Si estaba en su casa, no es un tema de lo que se concedió, sino de la vigilancia policial”, enfatizó el presidente de la Corte Suprema.

La autoridad además se refirió a un posible sumario en torno a la decisión que tomó la Corte declarando al matutino que “el Gobierno sabrá lo que hacer. La seguridad pública está en sus manos. No le puedo dar sugerencias”.

Cabe recordar que José Tralcal Coche y Luis Tralcal Quidel fueron condenados a 18 años de cárcel luego de la que la Corte Suprema acogiera el recurso de nulidad en el caso Luchsinger-Mackay y rebajara la condena tras descartar el delito terrorista, sin embargo, no han logrado ser notificados ya que ninguno ha podido ser ubicado, de hecho, uno de ellos está prófugo desde el mismo día en que se dictó la sentencia.