El jefe de la DGMN, general Jorge Morales, expuso esta semana en el Congreso sobre el estado del voluntariado y el creciente interés femenino por ingresar a las FF.AA.

“Si no fuera por las mujeres, tal vez no cumpliríamos con la meta requerida”. Así lo afirmó esta semana el jefe de la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), general Jorge Morales, en una exposición en el Congreso sobre los objetivos y novedades para el reclutamiento de voluntarios 2019 del Servicio Militar.

Fue en la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados donde el oficial informó algo que ya es sabido: que cada año hay cerca de cuatro mil voluntarios hombres menos. No obstante, la asignación, es decir, el número de cupos requeridos, sigue siendo significativamente superior al de las mujeres, que, a la inversa, superan en cinco veces la inscripción para sus cupos. De allí la reflexión del oficial, respecto de que la presencia femenina cada vez es más imprescindible dentro del acuartelamiento final.

Para que se entienda, según cifras oficiales de la DGMN, en los hombres, en 2018 hubo un total de 17.308 jóvenes que inicialmente hicieron algún trámite relacionado con hacer el Servicio Militar en las tres ramas de las FF.AA., de los cuales finalmente fueron acuartelados 10.303 conscriptos.

En las mujeres, en cambio, en el mismo período, se presentaron derechamente como voluntarias 5.602, de las cuales sólo pudieron quedar, por los cupos asignados, un total de 1.687.

Proceso

En general, las FF.AA. requieren anualmente de alrededor de 12 mil conscriptos para completar sus dotaciones. El pasado viernes 19 de octubre, de hecho, comenzó el plazo para apelar al llamado no voluntario para realizar el Servicio Militar 2019. Es decir, 81.661 jóvenes fueron seleccionados de forma obligatoria para completar el contingente, si el voluntariado no alcanza a hacerlo. Ellos tendrán 30 días para revisar su situación.

Según el general Morales, “el ingreso del personal femenino al Servicio Militar ha sido un aporte fundamental, pues ha permitido completar las dotaciones de soldados. Asimismo, se ha constituido en un valioso e importante apoyo en las tareas operativas y administrativas”.

En el Congreso, la diputada Loreto Carvajal (PDD) señaló la necesidad de ampliar posibilidades para las mujeres en las FF.AA. “Me pareció muy interesante la información, nosotros buscamos ampliar los cupos a través de proyectos de ley. Hay una capacidad dormida en las mujeres que se debe captar”.

La gran novedad de la jornada legislativa estuvo en el anuncio sobre acuartelamiento para mujeres en verano. Se trata de la primera conscripción en período extraordinario, con 90 cupos femeninos: 30 para el Biobío y 60 para Santiago. Las postulantes que no queden y se sientan en condiciones de hacerlo pueden pasar directo a la conscripción ordinaria de marzo.

El diputado Osvaldo Urrutia (UDI) destacó la cuota de voluntarios, “donde las mujeres toman cada vez más participación; ellas se ofrecen con mayor entusiasmo, crece mucho más su tasa que la de hombres, que ha ido bajando constantemente. Esa es la señal estadística”.