chofer responsableFiscal Jorge Calderara explica que actual legislación contempla la agravante de que el imputado sea un conductor profesional y que esté en ejercicio de sus funciones, lo que se aplicaría en este caso.
En prisión preventiva y con un plazo de investigación de dos meses. Esa fue la determinación del Tribunal de Garantía de Pucón, luego de la formalización Héctor Muñoz Soto (44), quien la madrugada del sábado chocó el furgón de turismo que conducía. Producto de este hecho falleció el ciudadano español Juan Francisco Fernández (54), quien acompañaba a Muñoz al interior del vehículo.
Según lo señalado por el fiscal jefe de Pucón, Jorge Calderara, el imputado conducía el móvil en estado de ebriedad (el alcotest arrojó 1,6 gramos de alcohol por litro de sangre). Por lo mismo, el persecutor le formalizó cargos por manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte.
En este caso aplica la recientemente creada Ley Emilia, por lo que el imputado arriesga una pena que partiría en cinco años. Lo anterior debido a, que a juicio de la Fiscalía, Muñoz Soto es un conductor profesional que al momento del hecho estaba en ejercicio de sus funciones. “Hay que considerar que la situación que agrava la responsabilidad es que se trataba de un conductor profesional en ejercicio de sus funciones”, explicó el fiscal Calderara.
De acuerdo a los datos que se manejan hasta ahora, el conductor, contratado por la agencia de turismo dueña del vehículo, trasladó a la víctima durante el día. Ya de noche se dirigieron a las termas conocidas como Los Pozones en la zona de Huife: “De regreso habrían bebido alcohol en un local de Pucón y para posteriormente y en ese mismo contexto, el chofer lo trasladaría hasta el hotel. Fue en ese trayecto que colisionó el vehículo con un árbol y producto de esa colisión falleció el ciudadano español. Creemos que esa acción está realizada en el ejercicio de sus funciones y por lo tanto creemos que la responsabilidad está agravada para el imputado”.
Calderara explicó, además, que la Ley Emilia modificó la pena para aquellos que siendo profesionales incurran en un delito de este tipo. “Se traduce en la práctica que la pena no parte en tres años y un día como la mayoría de estos casos, sino que de cinco años y un día hasta diez años”, aclaró Calderara.
Coordinación con la familia
La fiscalía de Pucón, además, está realizando las coordinaciones para ubicar a la familia de la víctima, ya que estos deben definir la forma de traslado del cuerpo al país de origen, lo que incide directamente en la forma de realizar la autopsia y los peritajes de rigor: “El ciudadano español estaba solo en esta comuna y la verdad es que hemos contado con el apoyo de Enjoy (hotel donde alojaba Fernández), porque ellos lograron tomar en contacto con el Consulado y, a través de ellos, con la familia en España. A través de eso, hemos obtenido un correo electrónico con el cual le vamos a informar el estado de la investigación, pero además para informarle de la importancia de que se acerquen al Servicio Médico Legal de Temuco donde se le debe practicar la autopsia”.