familiaMuchas parejas que terminan su relación de mala forma incluso de manera violenta, llegando incluso a cometer asesinato, iniciaron su relación de manera romántica.
El amor se trasforma en tragedia, ¿Como una historia de amor que se convierte en tragedia?
Las palabras tienen significado, pero cualquier persona puede utilizar una palabra en la forma que desee; para comunicarse con otros es importante utilizar las palabras más o menos de la misma manera como la entiende su oyente. Los diccionarios no definen palabras simplemente describen los diversos significados de las palabras que la gente los usa.
Por ejemplo la palabra “amor” tiene una variedad de usos dentro de nuestra sociedad, casi siempre se usa en sentido positivo. Es una palabra que significa afecto, describe sentimientos intensos y un apego romántico. Se diferencia de la “lujuria” en su elemento de romance. Es de alguna manera superior a la “lujuria”, que tiene el sentido del deseo animal, egocentrista y otras connotaciones negativas.
Cuando la Biblia habla de “amor” no significa romance o necesariamente “un fuerte sentimiento de afecto”. En la Biblia, “amor” es muy similar a la “gracia” de Dios, el que ama se da a sí mismo en beneficio de la otra persona. Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio …” Así en 1 Juan leemos: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados “(1 Juan 4:10). Versos como estos demuestran un fuerte sentimiento de afecto de Dios por nosotros, pero su amor es más que un sentimiento de afecto, es su decisión en acción hacia nosotros que lo lleva a la libre acción del sacrificio de Cristo por nosotros.
La palabra amor es tan común que se malentiende su verdadero significado al punto de usarse para describir una relación extra-matrimonial como “amar” o más aun para referirse un sentimiento entre dos personas del mismo sexo, los diccionarios definen ahora “amor” como un sentimiento que lleva a “una relación romántica o sexual entre dos personas que no están casados” Sabemos que las lenguas son dinámicas evolucionan con el tiempo las palabras evolucionan con el tiempo y su significado refleja lo que la cultura entiende por su significado en su contexto, en Chile palabras que en su momento significaba un insulto han cambiado su significado, ahora sí es cierto que las palabras cambian su significado los traductores de la Biblia y los cristianos debieran encontrar otra palabra para describir el carácter de Dios, su disposición hacia nosotros y sus acciones a nuestro favor.
En amor bíblico, el amor de Dios, no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad (1 Corintios 13: 6). El carácter moral de este amor se puede ver en la forma en que el amor cumple la ley. Como Dios dice en Romanos 13: 8 “el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. “No cometerás adulterio, No matarás, no robarás, no codiciarás”, y todos los demás mandatos, se resumen en esta palabra: “. Amarás a tu prójimo como a ti mismo” El amor no hace mal al prójimo; Por lo tanto, el amor es el cumplimiento de la ley “No es posible amar a tu prójimo y asesinarlo, o robarle o codiciar sus posesiones.
Es por eso que el adulterio no debe ser descrito como el amor. No es amor verdadero, es sólo una aventura. Y como tal, es pecado una tragedia. Todas las relaciones extra-maritales son trágicas porque son el resultado del pecado, y dan como resultado más pecado, destruye la familia, destruye la base de la sociedad.
No puedes amar a tú cónyuge y cometer adulterio. No puedes amar a tus hijos y cometió adulterio. No puedes amar a tu prójimo, y cometer adulterio con su cónyuge. No se puede amar a Dios y cometer adulterio. No puedes amar a la persona con quien estás cometiendo adulterio sin saber que su motivación es su propio interés. Es posible que no les guste la palabra “lujuria” para describir el gran afecto sexual que tienen por otra persona, la verdad es que la palabra adulterio está más cercana a la definición del “amor” como lo entiende esta cultura.
En responsabilidad es nuestra como cristianos recuperar el verdadero sentido de esta maravillosa palabra AMOR, viviendo realmente para lo que fuimos salvados en la cruz, para vivir vidas para la gloria de Dios, debemos luchar por vivir en la familia el verdadero amor enseñando a nuestros niños, a nuestros jóvenes, solo entonces podremos influenciar a una sociedad en decadencia con lo maravilloso que Dios nos ha dado, su amor.
Si no queremos vivir la tragedia del amor, no podemos sacar la palabra amor nuestro vocabulario y su verdadero significado, no podemos separar el concepto amor de nuestra moral o nuestra moral del concepto del amor
Marcelo Vasquez Barrera
Presbítero Iglesia Santa Trinidad de Temuco
Iglesia Anglicana de Chile