mapuches Imperial
El Parlamento mapuche de Nueva Imperial reafirma que la consulta que promueve el gobierno de chile bajo la figura de los Decretos Supremos N° 66 y N° 40, se contrapone al derecho internacional, que los mapuche reafirmamos como titulares y sujetos conscientes en términos cualitativos y cuantitativos.
Reconocemos y valoramos las declaraciones hecha al diario austral el domingo 28 de septiembre del 2014 del Diputado Fuad Chain, que solicita al poder ejecutivo que se detenga la Consulta Indígena, debido al desconocimiento que existe de dicho instrumento y el origen de ella al interior de las comunidades mapuche, sin embargo, nosotros hemos sido explícito en señalar que el que exista un proceso inspirado en decretos que intenten desvirtuar el convenio 169, sea en la administración que sea, es una pésima señal para los indígenas y de los mapuche en particular.
El Tribunal Constitucional resolvió y reafirmó en la resolución N° 1050 del año 2008, que el convenio 169 de OIT es auto-ejecutable, por lo tanto, los pueblos indígenas tienen derecho a impugnar los alcances autoritarios futuros, con medidas y recursos de protección u otros en un tribunal de honor, trámites que estamos analizando ejecutar.
Las resoluciones del tribunal constitucional son materia de proceso judicial con sanciones penales, por ende las comunidades mapuche en Imperial hemos señalado que el D. S N° 66 es una bofetada política al Estado de derecho, que se defiende con tanto ahínco en chile en casos de asuntos que involucran a particulares y empresas privadas y se viola sin ningún cuestionamiento cuando se trata de derechos humanos indígenas.
Consideramos que el diputado Chaín ha dado una gran señal política a los chilenos y al Estado, aunque diferimos en utilizar algún artículo del decreto 66, pues nosotros exigimos la derogación de este D. Supremo, ya que su sola existencia es una total contradicción, además de presentar enormes incoherencia en su redacción constituye un acto de muy mala fe, que avergonzará a las democracias chilenas del futuro.
El artículo N° 3, del D S N° 66, sobre consulta indígena deja sin efecto lo que señala el artículo 18 y por ende el 19 queda entrampada en una maraña de tinterillismo propio de un material de sentencia del periodo de las cruzadas en el siglo XV en Europa.
Ante estos hechos consideramos que es un gesto loable las declaraciones de Chaín y llamamos a la clase política chilena, a las autoridades religiosas y a la opinión pública en general, que se sumen a detener este proceso, pues constituyen causales para que se desaten más distancia entre los sectores involucrados Pueblos Indígenas y Estado, hasta el momento lo que ha ocurrido es la optimización de la gestión del Estado y los indígenas reducidos al acarreo.
Finalmente señalamos que la agenda del gobierno fracasará, porque no cuenta con el apoyo de la legitimidad social y está en total subversión con la legalidad interna y la norma internacional, por ende liberamos a que las comunidades a que se manifiesten en todo el territorio nacional según sus particularidades en total rechazo de este proceso.