amamantandoMi nombre es Karina Alarcón tengo 30 años y soy madre de 3 hijos, la más pequeña es Sofía tiene 5 meses y 3 semanas y debido a que se acabó mi post natal tuve que volver a mis labores. Yo trabajo para una contratista (Sigdo Koppers) para el proyecto OLAP en Minera Escondida y todos los problemas comenzaron cuando di aviso de mi embarazo, me humillaron y me amenazaron con despedir a mi esposo si yo no renunciaba, lo que después de 3 meses sucedió.
Al dar aviso de mi embarazo me trasladaron a trabajar en ciudad y me mantuvieron sentada en la oficina por 15 días (ya que mi turno es 15×15) ya que desde un principio me pidieron que renunciara, a lo que siempre me he negado ya que me ampara la ley de fuero maternal.
Con más de 20 días de anticipación mandé un correo avisando que se acababa mi post natal y que debía volver a mis labores, pedí que por favor me mantuvieron en la ciudad, como lo hicieron durante mi embarazo, para poder volver con mi bebé y poder seguir amamantándola a lo que se negaron desde un principio. Ahí comenzaron las llamadas telefónicas en donde me indicaban que debía volver a Minera Escondida, o sea a más de 1.000 kms de distancia desde mi ciudad de residencia, y aprox. 200 kms desde Antofagasta, cuando apelé a mi derecho a amamantar se me negó diciendo que esas horas me las podían pagar, en una segunda llamada me indicaron que las horas se acumulaban y que si mi turno es 15×15 ellos podían bajarme dos días antes. Cuando fui a poner la denuncia en la Inspección del Trabajo me indicaron que efectivamente las horas se podían acumular y que si no me presentaba a trabajar la empresa podía pedir mi desafuero y con esos antecedentes facilitaría la decisión de un juez a desaforarme.
En mi trabajo insisten que tengo que subir a faena, que las horas se acumulan y que lo de la sala cuna lo podemos ver y que si era tanto problema que presentara licencia.
Yo sufro de pensar que tengo que dejar a mi Sofía tan lejos, mi consuelo es que se queda con mi esposo y mi madre, pero ninguno podrá desarrollar lo que yo con tanto amor hago y que es mi responsabilidad y obligación que es darle leche materna a mi princesa, así como lo hice con sus hermanos.
Cinco meses y tres semanas es muy poco de leche materna, ella como la bebé tan pequeña que es necesita su tetita para alimentarse, para sentir tranquilidad, cariño, amor, seguridad, etc. Sufro de pensar como dormirá si está acostumbrada a dormir conmigo y solo duerme si tiene su lechecita, me abraza el pecho para dormir y cuando se queda dormida sigue tocando su tetita, se despierta a media noche y solo se calma si me siente.
Mi derecho irrenunciable a amamantar se está viendo afectado ya que la empresa no quiere llegar a un acuerdo que nos convenga a los dos y se aprovechan de la necesidad que tengo del trabajo, solo puedo volver a trabajar bajo sus condiciones, poco les importa las consecuencias como es dejar a una pequeña sin su leche materna, o pensar si quiera en la mastitis que me puede dar.
Actualmente el gobierno está pensando en mandar un proyecto de ley que beneficie también a los padres al derecho de alimento diario ya que se sabe lo importante que es el apego en los primeros años de vida de un menor.
Yo estoy segura que si expongo mi caso en todos los medios de comunicación masivo que existen Minera Escondida hará que me bajen y reubiquen en un trabajo que sea compatible desarrollar mi derecho a amamantar.
Todos hemos visto como estas denuncias pueden llegar a ser noticia a nivel nacional, solo le pido a mis amigos que COMPARTAN mi historia y así poder llegar a muchas personas y frenar la discriminación a las mujeres y de una vez por todas las irregularidades que por ley están resguardadas.