ad mayor enfermo
Geriatra de Clínica Mayor advierte que cuidados del adulto mayor deben extenderse hasta octubre.
“Pasar agosto” es una frase común en los adultos mayores, incluso algunos celebran cuando llega septiembre, sin saber que es éste el mes de mayor mortalidad en personas de la tercera edad.
La doctora Marcela Montero, médico geriatra de Clínica Mayor, explica  que efectivamente agosto es un mes complicado por el aumento de enfermedades respiratorias, especialmente en mayores de 80 años o con trastornos asociados, pero advierte que estadísticamente es septiembre el mes con mayor mortalidad.
Por eso el llamado de la profesional es a extender los cuidados hasta octubre, cuando el clima es más estable.
“Las principales complicaciones son del área respiratoria, pero también hay otras asociadas a una disminución de la movilidad, atrofia muscular, ya que por el clima caminan menos y para prevenir contagios se les mantiene más confinados en casa, lo que aumenta el riesgo de caídas, con todas los problemas que aquello implica”, indica la doctora Montero.
La especialista explica que en ciudades como Temuco y Padre Las Casas se suma otra complicación: la contaminación atmosférica por material particulado por el uso de leña.
“Los adultos mayores son altamente susceptibles de afecciones agravadas por la contaminación, no sólo por causa respiratoria, sino también de tipo circulatorio, que afectan el corazón en casos de enfermedades como la insuficiencia cardiaca y coronaria. La contaminación también disminuye el aporte de oxigeno al cerebro”, señala la experta de Clínica Mayor.
Consultada por la relación entre el frío y los dolores a los huesos, la doctora Montero confirma que “las enfermedades osteo-articulares pueden ser más sintomáticas por el frío, ya que los huesos son sensibles al dolor y cambios de presión atmosférica, al igual que los músculos y cartílagos, lo que se agrava por la falta de ejercicio y falta de vitamina D3, que es muy frecuente en personas de la tercera edad”.
Para mantener una vida saludable, la doctora Montero aconseja realizar ejercicio como caminar. “Aunque sea dentro de la casa si no está en condiciones de salir. Estimular la movilidad ojala en compañía, ya sea por pares o familiares, ya que también son frecuentes de cuadros depresivos en esta época, ojalá integrar a los nietos a compartir con los abuelos”.
Además recomienda mantener compensadas las enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, tener una alimentación equilibrada, cuidar la hidratación y controlar la calefacción de los ambientes, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden favorecer el desarrollo de infecciones respiratorias, tanto el frío como el calor en exceso son nocivos.
 
COMUNICACIONES
CLINICA MAYOR