F Huenchumilla A pocas semanas de que Francisco Huenchumilla asuma el mando como nuevo intendente de la Región de la Araucanía, Wallmapuwen desea enfatizar los puntos de vista que nuestra organización política comparte con el nuevo intendente y que, al igual que otras organizaciones del movimiento mapuche, quisiéramos ver reflejada en su gestión.
La capacidad política de Huenchumilla para asumir las responsabilidades que trae consigo el ejercicio del cargo de intendente es sin duda indiscutible y el apoyo transversal que suscita de antemano su próxima gestión es también amplio.
No obstante ello, Huenchumilla se enfrentará al enorme desafío que conlleva impulsar un gobierno regional apegado a su visión sobre la naturaleza política de los problemas que enfrenta el Wallmapu, y la tendencia centralista y susbsidiria de las políticas que para la región y los mapuche impulsará el programa de gobierno de la Nueva Mayoría.
Wallmapuwen y gran parte del movimiento mapuche comparte con el nuevo intendente la visión de que los problemas regionales que afectan por sobre todo a su población mapuche, tienen como origen histórico la anexión violenta del Wallmapu pero, además, en su manifestación contemporánea, son el resultado de la imposición por Santiago de un sistema político y económico que resulta ser lesivo para los intereses regionales y del pueblo mapuche, y que expropia la riqueza de la tierra y sus recursos naturales para ponerla en manos de grupos económicos con intereses privados y ajenos.
Por tal razón, las propuestas de creación de un Ministerio Indígena y de un Consejo de Pueblos Indígenas, aspectos centrales de las iniciativas contendidas en el programa de gobierno de la Nueva Mayoría, resultan insuficientes para abordar los problemas del Wallmapu, en tanto refuerzan la dependencia del gobierno central y promueven formas de representación indígena desterritorializadas, que no contribuyen a fomentar la participación de los pueblos indígenas en la toma de decisiones políticas y económicas sobre sus territorios históricos..
De acuerdo a ello, Wallmapuwen alienta al nuevo intendente regional a impulsar un programa político que de pasos significativos en el sentido de contribuir a democratizar la vida política nacional y del Wallmapu, entre otros aspectos por medio de la elección popular del intendente y de los consejeros regionales. Para ello es preciso contar con un nuevo sistema electoral y una nueva ley de partidos, que aliente la conformación de entidades políticas regionales, reconociendo también como tales a las organizaciones mapuche que así se proclamen.
Estos cambios se vinculan necesariamente al remplazo de la constitución política heredada de la dictadura. Un programa que avance sinceramente en el sentido de romper la subordinación a Santiago alentando la descentralización política del Estado como paso previo a la autonomía del Wallmapu y que, además, resguarde el medioambiente y los intereses regionales a través del impulso de una economía planificada localmente, junto a un sistema tributario que capte e invierta en la región los impuestos generados por las actividades económicas desarrolladas en el Wallmapu.
Un programa que además propicie la participación ciudadana; que diseñe políticas públicas orientadas al ejercicio de los derechos humanos, y que tome decisiones en materia administrativa y normativa en consulta y con participación de las comunidades y organizaciones propias de los mapuche, tal cual lo señalan los artículos 6 y 7 del Convenio 169 de la OIT. Las iniciativas tendientes a oficializar el mapuzugun en el Wallmapu, y a promover su uso en la administración pública y en el sistema de educación, se inscriben también en una practica de respeto de los derechos humanos y en la conformación de una identidad regional pluricultural.
Finalmente, instamos al nuevo intendente a rechazar los eventuales intentos de aplicar la ley antiterrorista para perseguir a activistas del movimiento mapuche, como también las tentativas de criminalizar y judicializar la protesta social mapuche particularmente en relación a las legitima demanda sobre tierras, o la defensa de de recursos naturales frente a los proyectos de inversión privados autorizados por el Estado.
A ello debe agregarse el rechazo y la sanción explicita a la violencia policial aplicada contra las movilizaciones ciudadanas o en los procedimientos llevados a cabo en comunidades mapuche. Tenemos la convicción de que el nuevo intendente regional honrara su palabra y se esforzará por desarrollar una gestión que enfrente los problemas regionales atendiendo sus causas y no solamente sus efectos.
En tal sentido, esperamos que la nueva administración regional tenga el éxito que el Wallmapu espera, para lo cual comprometemos nuestra colaboración de acuerdo a los criterios señalados anteriormente.
WALLMAPUWEN
Kizugunetuafiyiñ taiñ Wallmapu
Autogobierno en Wallmapu
Temuko, Wallmapu, 18 de febrero de 2014